Infusiones digestivas

Infusiones

Beneficios de las infusiones. Propiedades y tipos de Tés ¿Cuál es la mejor infusión para adelgazar y quemar grasa? Tisanas y hierbas que ayudan a la salud

Si bien los trastornos digestivos pueden enviar rápidamente al baño o a la farmacia más cercana a muchas personas, en este artículo podrás encontrar una salida a los problemas digestivos realizando sencillos remedios caseros a base de hierbas o plantas que encontrarás en tu cocina o jardín.

Infusiones digestivas

La naturaleza nos ofrece muchas plantas y hierbas curativas, aportando beneficios a los problemas digestivos, desde náuseas hasta estreñimiento y distensión abdominal. Sólo tenemos que recordar y aprovechar su sabiduría.

Cuando miras en tu propia cocina o en tu jardín para buscar remedios caseros digestivos, no sólo ahorras dinero en medicamentos de venta libre, sino que también estás utilizando métodos naturales que ayudan a tu cuerpo y a la naturaleza, ya que han sido utilizados en la medicina tradicional durante miles de años.

Al igual que con cualquier remedio de hierbas que pueden ser más lentos en trabajar a comparación de los medicamentos modernos, estos sigue siendo muy poderosos, por lo que hay que tener paciencia, tratarlos con respeto y ver cómo responde tu cuerpo. Para cualquier duda consulta con tu médico antes de incorporar cualquier cambio en tu dieta.

El jengibre

El jengibre se ha utilizado durante miles de años por la medicina China ayudando a fortalecer la digestión.

La medicina China también sugiere que el jengibre sofoca vómitos, náuseas y diarrea y alivia el dolor abdominal. La investigación médica moderna sugiere que el jengibre reduce el mareo por movimiento y las náuseas asociadas.

Puedes usar el jengibre fresco o seco (pero asegúrate de que tenga al menos 6 meses de edad). Hierve el agua y el jengibre juntos.

Si no te gusta el sabor fuerte de la infusión de jengibre, añade un poco de miel para endulzarlo. Deja enfriar un poco y bebe hasta que se te pasen las náuseas o el malestar estomacal.

El hinojo

Lo más probable es que las semillas de hinojo que tengas en tu cocina sean pequeñas y con un característico sabor y olor a regaliz. Las semillas de hinojo se han utilizado tradicionalmente en la medicina China ayudando a aliviar la hinchazón y la indigestión.

Las investigaciones preliminares sugieren que las semillas de hinojo también pueden ayudar a prevenir las enfermedades del intestino irritable y la colitis.

Puedes dejar las semillas en una olla con agua hirviendo y dejarla hervir durante al menos 10 minutos para liberar los aceites esenciales. Alternativamente, puedes primero asar las semillas ligeramente o aplastarlas, liberando también los aceites, a continuación, añádelas al agua caliente.

Finalmente bebe la infusión de hinojo para aliviar la hinchazón.

Menta

Hay dos tipos principales de menta: hierbabuena y menta verde. Investigaciones actuales sugieren que la menta puede reducir la hinchazón, los gases y la frecuencia de las deposiciones. Ambas hierbas actúan como relajantes musculares que pueden ayudar a aliviar la sensación de estar demasiado lleno, ya que suavizan la conexión con el esófago. Las personas que padecen de acidez estomacal o ERGE tienen que tener cuidado con este remedio, ya que beber té de menta puede empeorar estos síntomas. La menta puede reducir los espasmos musculares, ayudando a aliviar el dolor o los calambres asociados con la indigestión. También estimula el flujo de bilis en el intestino delgado, lo que puede ayudar a descomponer los alimentos, especialmente las grasas.

Para obtener los beneficios de la menta, puedes masticar una hoja de menta o añadir hojas frescas o secas al agua caliente. Lo mejor es que la menta no hierva para no destruir sus aceites volátiles. El té de menta es una de las mejores infusiones digestivas para después de comer por su efecto calmante.

Romero

El romero es una hierba resistente que puede crecer fácilmente en tu jardín de hierbas. Alivia los trastornos digestivos incluyendo los calambres en el estómago mediante la relajación de los músculos en el tracto digestivo. El romero también estimula la secreción de bilis para mejorar la digestión de alimentos grasos. Puede reducir la hinchazón y el estreñimiento y actuar como un estimulante del apetito.

Puedes añadir romero al agua hirviendo y después dejarlo reposar durante aproximadamente 10 minutos. Bebe té de romero durante todo el día para mejorar el tono gástrico y reducir la indigestión. El romero también beneficia a la digestión cuando se utiliza como especia en la cocina.

Aloe Vera

El aloe, comúnmente pensado para aliviar las quemaduras solares, en realidad también puede ser muy relajante para la digestión. La naturaleza pegajosa del aloe sirve para cubrir el revestimiento del tracto intestinal ayudando a disminuir la irritación y sanar las úlceras gastrointestinales. El aloe vera es conocido por aliviar el estreñimiento, aunque debido a sus cualidades laxantes no se debe tomar en exceso. También ayuda a la desintoxicación y a limpiar el tracto digestivo, aliviando el dolor abdominal y la diarrea.

Si vives en una zona desértica, es posible que tengas aloe medicinal fresco en tu patio, o tal vez en tu jardín de hierbas. Si no es así, el aloe está disponible en polvo o en diferentes formatos (como bolsitas de té) en las tiendas naturistas o herboristerías. Si lo utilizas fresco, corta un pequeño trozo de la hoja gruesa y pélala para revelar el interior gelatinoso. El interior se puede comer con una cuchara, mezclado en batidos, yogur, o en agua. Comienza con 50mg, o aproximadamente 1 cucharada de aloe por día.

Artículos relacionados con Infusiones digestivas